POSTUROLOGÍA

ENCADENAMIENTO MUSCULAR

Doctora Françoise Mézières

Françoise Mézières

La increíble y genial Francoise Mezieres fue una fisioterapeuta nacida el 18 de junio de 1909, en Hanói, Vietnam, y que murió en 1991. Fue la creadora del concepto de cadenas musculares y del método mezieres. El encadenamiento muscular supone que varios músculos funcionan como uno único.

Es imposible mover un solo músculo. Cualquier gesto que hagamos con el cuerpo implicará un grupo de músculos; por lo tanto, es imposible acortar o estirar solo un músculo, por lo que, para obtener, un estiramiento eficaz debemos alejar los extremos de estos encadenamientos musculares

El trabajo que hacemos en Kuraia se basa en estos conocimientos que con experiencia y humildad trataremos de aumentar la riqueza de este legado.

NATURALEZA MUSCULAR (la importancia de estirar)

Intentaremos explicar con los conocimientos básicos que todos aprendimos con nueve años (aproximadamente) en el colegio el trabajo que hacemos en la postura. Con estos conceptos que compartimos todos, podremos entender la importancia de mantenerse elásticos y simétricos.

Un músculo es plástico, elástico, y puede modificar su longitud y grosor. Por sí mismos no podrían sostenerse ante la gravedad, de ahí que se anclen a una estructura rígida como es el esqueleto. El objetivo del músculo es sostener el esqueleto ante la gravedad y generar movimiento, para lo cual necesita anclarse en los huesos, en concreto en distintos huesos, para que, al contraerse, hacer que sus anclajes generen movimiento cambiando la postura.

Por su naturaleza plástica, pueden tonificarse y aumentar su volumen, generando acortamiento o aproximando sus anclajes, sin necesidad de contraerse, y permaneciendo así hasta que los estiren. Esto modifica la postura, generalmente aumenta y/o corrige curvas naturales y también puede provocar rotaciones y asimetría (es decir, que la musculatura de un lado del cuerpo se comporte de un modo distinto a la del otro).

Los músculos, al anclarse en huesos distintos (casi todos ellos atraviesan una articulación), cuando se acortan y, a veces, al tonificarse, aproximan los huesos que confluyen en la articulación, comprometiendo su funcionalidad. Si a eso le sumamos el factor de la simetría, es muy posible que los miembros de un lado y del otro de la articulación dejen de estar alineados. Como ocurre con músculos que tienen sus anclajes en ejes distintos a un lado y al otro de la articulación al acortarse tienden a dejar los anclajes de un lado y el otro de la articulación en el mismo eje, desalineando los miembros que une esa articulación.

La rigidez muscular compromete la funcionalidad del cuerpo.

 

Estirar, el arte de permitir en contraposición al estrés:

El stress prepara a la musculatura para reducir el tiempo de reacción al mínimo, lo cual implica mantener una ligera y a veces imperceptible tensión muscular mantenida en todos los encadenamientos.

Si el stress acorta el músculo necesitamos librarnos de él para poder estirar, o sea, alejar dos puntos. Es la misma condición que cuando estiramos cualquier cosa elástica (un chicle, una goma…).

Sin estirar no se puede volver al diseño original del cuerpo

El estirar supone una dura prueba para el cerebro, ya que siente la necesidad de defenderse ante una sensación intensa. Si se quiere estirar, hay que pasar por el aro de la relajación y superar la resistencia del cerebro, aumentando la permisividad a las sensaciones físicas intensas.

 

SIMETRÍA

Tomando como referencia el dibujo El hombre de Vitruvio, de Leonardo DaVinci (dibujo basado en el numero aúreo), podemos contemplar cómo en la estructura o diseño original humano hay una distribución de masas volúmenes y longitudes iguales tanto a un lado como al otro del eje de gravedad, que se encuentra en el centro mismo de la estructura.

Como en un edificio que, ante la gravedad, necesita tener una base simétrica sobre la que consolidar más masa simétrica. Cualquier estructura que pierda esa condición generará una tensión que evite el colapso de la misma estructura o su tendencia a caerse por la misma fuerza vertical de la gravedad.

Al cuerpo humano le acompaña un cerebro muy inteligente, que calcula y recalcula constantemente la tensión necesaria para que el eje de gravedad permanezca centrado en el cuerpo y sea una estructura que no colapse ante la gravedad (fuerza vertical que incide sobre todos por igual)

Como ya hemos visto antes, se dan acortamientos de encadenamientos musculares asimétricos, lo cual provoca que en otra parte de la estructura algo se vea sometido a una tensión inusitada (contracturas), dándose en el cuerpo un tira y afloja entre los acortamientos y las contracturas que lo sostienen para ver quién desplaza más cuerpo óseo.

En Kuraia no soltamos una contractura sin saber el origen o la razón de su existencia. Si empezamos soltando una contractura es como si le dijéramos al cerebro “Tú no sabes lo que estás haciendo”, por lo que, al liberar esa contractura, lo que agarra o sostiene, lo libera tambien.Eso posibilita al encadenamiento en proceso de acortamiento acortarse aún más y desplazar así más cuerpos óseos, alterando la postura erróneamente y saliéndonos del diseño original.

Por suerte, al estar determinado (Hombre de Vitruvio, de Da Vinci) por una fórmula matemática que se da en toda la naturaleza y que se recoge en nuestro ADN, tenemos como aliado el hecho de que cada célula de nuestro cuerpo lo incorpora y lo reconoce. No inventamos posturas nuevas, porque la postura humana es la resultante de 20 millones de años de evolución. Insuperable.

De hecho, la mayor parte de la personas que vienen a nuestro local se quejan de las contracturas, consecuencia de los acortamientos musculares, que, si bien no duelen, sí que padecemos sus consecuencias (bien visualmente percibiendo la alteración postural, bien al tacto sintiendo las contracturas y rigideces generadas posiblemente en el “lado contrario” de la estructura o en contraposición al acortamiento)

La escoliosis es una de las peores posturas y nos gusta atenderlas especialmente por su complejidad

La tonificación muscular no es nuestro campo pero hay que admitir que es una parte importante del sistema locomotor así que hemos pensado incluir un ejercicio sencillo de apenas 3 minutos que atienda esta necesidad y que pueda realizarlo cualquier persona sin ningún riesgo y sin necesidad de desplazarse o usar aparatos